Páginas vistas en total

lunes, 11 de febrero de 2013

Radio Fides nos entrega una encuesta realizada en 26 países, 40 mil personas revelador. Bolivia entre los más corruptos con Haití y Ecuador. policías que piden coimas directamente y sin verguenza alguna. Caso Ostreicher destapó otras facetas de corrupción

Jacob Ostreicher destapó la olla de la corrupción estatal comprometiendo a capos
Un nuevo estudio sobre la corrupción en Latinoamérica contiene algunas cifras alarmantes: un promedio del 20 por ciento de la gente de la región dice que un policía o algún otro funcionario público le ha pedido un soborno en los últimos doce meses, comparado con un 5 por ciento en Estados Unidos, y un 3 por ciento en Canadá.

 

La encuesta del Barómetro de las Américas, realizada por la Universidad de Vanderbilt, cuyos resultados en detalle serán revelados el jueves en el Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Miami, muestran que en algunos países latinoamericanos como Haití, Bolivia y Ecuador, el número de personas que dicen haber recibido un pedido de soborno en el último año ha superado el 40 por ciento.

 

Esos tres campeones regionales de la corrupción están seguidos bastante de cerca por México, Perú y Honduras, donde el porcentaje de personas que dicen que algún policía o empleado público les ha pedido un soborno es del 31 por ciento, el 28 por ciento y el 26 por ciento respectivamente, según la encuesta realizada a 40.000 personas en 26 países.

 

Esta encuesta es uno de los mejores indicadores de la corrupción en los países, porque a diferencia de otras que miden la percepción de corrupción -preguntando a la gente cuánta corrupción hay en su país, algo que puede ser influenciado por los titulares del momento- ésta mide los incidentes concretos de extorsión que las personas han sufrido en carne propia.

 

Entre los países que se encuentran en el medio de la tabla de las víctimas de corrupción están Argentina, donde alrededor del 20 por ciento de las personas dicen que les han pedido pagar soborno en los últimos doce meses, Colombia (con el 16 por ciento) y Venezuela (con el 15 por ciento).

 

Sorprendentemente, entre los países que están por debajo del promedio regional de corrupción se encuentra Brasil, donde la presidenta Dilma Rousseff ha despedido a más de media docena de ministros por sospechas de corrupción, y donde un mega escándalo de corrupción gubernamental, que terminó con una condena de diez años de prisión al exalto funcionario del partido de gobierno José Dirceu, ha dominado los titulares de los últimos dos años.Fides nos entreg la crónica sobre una encues