Páginas vistas en total

sábado, 23 de febrero de 2013

largas seis horas duró la audiencia hasta que el Juez Subieta terminó dando arresto domiciliario al Juez Orellana que condenó a prisión a Ostreicher presente en la sesión judicial en S.C.


Después de una audiencia de más de seis horas, el juez Juan José Subieta ordenó ayer medidas sustitutivas a la detención preventiva en favor del juez Fernando Orellana, acusado del presunto delito de incumplimiento de deberes en el caso de la presunta  red de extorsión.
Ese fue el corolario de una reñida lucha en la que al final le impusieron 30 mil bolivianos de fianza y arresto domiciliario.
Subieta hace poco también dispuso la libertad del juez Zenón Rodríguez y Wilson Arévalo, también procesados y por ese caso guardan detención los fiscales Isabelino Gómez, Roberto Achá y Jhanet Velarde.

La vida da sorpresas. Como dice la letra de la canción, al iniciarse la audiencia a las 9 de la mañana de ayer el judío norteamericano Jacob Ostreicher cruzaron miradas de desafío.
El primero en ingresar fue el juez Orellana, encomendándose a Dios. Ahora funge como asesor del Tribunal Supremo de Justicia en Sucre y en su declaración informativa dijo que decidió renunciar por las presiones y para estar más alejado. Orellana estaba relativamente tranquilo cuando arribó Ostreicher acompañado de un traductor y sus dos abogados defensores, Jimmy Montaño y Jerjes Justiniano Atalá.
De entrada, Ostreicher culpó a Orellana de ser el responsable de toda la pesadilla que vive en Bolivia desde hace dos años y medio. Ahora encontró al juez en el banquillo de los acusados y él con arresto domiciliario.
Ostreicher enfrenta un proceso por legitimación de ganancias ilícitas y el juez Orellana tiene una imputación por el delito de incumplimiento de deberes.

Pedido de detención. Los fiscales Mabel Andrade, Olvis Egüez y Fernando Cabrera, fundamentaron su pedido de detención ante el juez Juan José Subieta detallando que Fernando Orellana fue quien ordenó la detención de Ostreicher en fecha 23 de septiembre del 2011 y también dispuso la monetización de sus bienes, entre ellos una cosecha de arroz que al ser vendida benefició a funcionarios de Bienes Incautados y Manuel Antezana, funcionario del Ministerio de la Presidencia. Orellana también fue acusado por el exalcalde de Warnes, Mario Cronenbold, de haber sido quien ordenó su detención a pedido del fiscal Roberto Achá y también de haber actuado en otra audiencia en la que le negó la cesación a la detención a Ostreicher.
"La Biblia dice ojo por ojo y diente por diente. El juez Orellana debería estar en el mismo lugar donde me mandó hace 635 días, siendo inocente".
J. Ostreicher
Acusado de Legitimación de Ganancias
"Solo Dios sabe el destino que tiene para nosotros.
Soy consciente que actué de acuerdo a ley y nunca he rehuido presentarme las veces que me llamaron".
F. Orellana
Exjuez Cautelar de Santa Cruz
Recuento
El tráfico de influencias perforó la justicia
El Gobierno. En la audiencia de ayer los fiscales hicieron notar que los abogados representantes del Ministerio de Gobierno, Boris Villegas y Fernando Rivera ejercían tráfico de influencias contra policías, jueces y fiscales de Santa Cruz. Tenían aquí a su diligenciero Gustavo Céspedes a quien incautaron en su casa expedientes de casos relacionados con legitimación de ganancias ilícitas y narcotráfico.

La cúpula. Los fiscales Mabel Andrade y Olvis Egüez informaron que este hecho era de conocimiento del fiscal de Distrito, Isabelino Gómez, y del presidente del Tribunal Departamental de Justicia Ariel Rocha. Por eso ellos están siendo procesados ahora y en el caso Ostreicher tenían como sus operadores a los fiscales Roberto Achá y Janeth Velarde, ahora detenidos en el penal de Palmasola.