Páginas vistas en total

martes, 10 de diciembre de 2013

Sacha en La Paz, "caso Chaparina está contaminado" oposición. "Sacha contamina todo" cuando miente "nadie ordenó la represión" se ordenó sola. El Deber.SC

Ruy D’Alencar  -rdealencar@eldeber.com.bo
“¿Cuánto habrá que esperar para que la justicia procese a los represores de Chaparina?”, cuestionó Rafael Quispe, exlíder del Consejo de Ayllus y Markas del Qollasuyo (Conamaq), cuya hija de 11 años fue golpeada durante la intervención policial a la octava marcha indígena en defensa del Tipnis en septiembre de 2011, cuando el ahora embajador de Bolivia ante la ONU, Sacha Llorenti, era ministro de Gobierno. 
Quispe reaccionó tras escuchar decir a Llorenti que el caso Chaparina adolece de ‘contaminación política’ y que se convertió en “una competencia para ver quién asume el protagonismo mediático”.
“La única contaminación política es la del Gobierno, que obstruye el caso”, dijo Quispe, que reveló que en agosto de 2012, hace 16 meses, presentó ante la Fiscalía un recurso de objeción contra Llorenti, debido a la exclusión del exministro de este caso, cuando la investigación estaba en la etapa preliminar.
De acuerdo a ley, el recurso presentado por el querellante debió ser atendido en un plazo de 10 días, sin embargo, asegura que la Fiscalía paceña emitirá una respuesta el viernes 13, un año y cuatro meses después. “¿Dónde está la contaminación política, entre las víctimas que denuncian la represión o entre los encubridores?”, dijo Quispe.

Huelga de 20 días
Después de oír a Llorenti, la activista Olga Flores, que lleva 20 días de huelga de hambre en la oficinas de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (Apdhb), reaccionó calificando las declaraciones del exministro como una ‘ofensa’ a la memoria del país “que recuerda bien como su viceministro estuvo en el teatro de operaciones” el día de la refriega, ocasión en que la Policía también arrestó y secuestró a Flores y a otros activistas de derechos humanos.
En un esquina de las oficinas de la Apdhb, que fueron donadas por el Gobierno cuando Llorenti era líder de la Asamblea de Derechos Humanos, recuerda Flores, la activista recibió el apoyo de los indígenas del Tipnis para pedir que se investigue al exministro.
Nuevos indicios
Llorenti, que solo accedió a hablar con medios estatales, aseguró que fue respetuoso de las decisiones de la justicia y que declaró tres veces por el caso antes de ser excluido. Pero Quispe asegura que ahora hay nuevos indicios que ameritan la investigación, como las declaraciones de la exministra de Defensa Cecilia Chacón, del exsubcomandante de la Policía Óscar Muñoz y el exdirector de Régimen Interior Boris Villegas, que “prueban que no se rompió la cadena de mando” 
Dichos y hechos
“Que los políticos no se metan”El exlíder del Conamaq Rafael Quispe pidió al Gobierno que no obstruya la investigación del caso Chaparina y, asimismo, pidió al líder del MSM, Juan del Granado, que no intervenga en este proceso porque “da motivos para que digan que es un caso político y los indios no queremos que los políticos se metan en este caso”.
Culpa al Presidente
Del Granado, desde Santa Cruz, acusó al presidente Evo Morales por la represión. 
CIDOB opositora alista protestaEl presidente de la Cidob opositora al Gobierno, Adolfo Chávez, pidió a Llorenti que se presente voluntariamente ante la justicia y anunció protestas coordinadas con, el Conamaq.