Páginas vistas en total

sábado, 28 de octubre de 2017

lo que sigue es un fragmento del Editorial último de El Deber. que en forma totalmente prístina reclama por un cambio de actitud del Régimen inmerso en la mayor corrupción del siglo,, pretende quedarse en el poder, burlando para ello la voluntad popular expresada el 21F. así como están las cosas concluye "vamos por mal camino"

Donde se pone el dedo, salta el pus. Esa impresión tiene el ciudadano común cuando se entera de los diversos escándalos que afectan a entidades y empresas estatales bajo administración del Gobierno del presidente Evo Morales. Los escándalos desatados en el Fondo Indígena (Fondioc), Emapa, el programa Bolivia cambia, Evo cumple, Televisión Boliviana, Barcazas chinas, YPFB, Aduana, Vías Bolivia, los 33 camiones, CAMC, Fuerzas Armadas y Lotex, aparecen como los casos más emblemáticos de un fenómeno que se ha transformado en un lastre para la democracia boliviana.

El multimillonario desfalco en el Banco Unión, donde una red de directivos se rifó durante 10 meses unos 37,6 millones de bolivianos (5,4 millones de dólares), señala el grado de descaro e impunidad con que se manejan los corruptos en Bolivia.

Bolivia cayó 14 puestos en el índice internacional de corrupción y se ubica ahora en el puesto 113 del mundo, de 176 países analizados, según el último informe de la organización Transparencia Internacional (TI).

La debilidad de las instituciones y mecanismos de control estatal es uno de factores fundamentales que explican esta proliferación de hechos de corrupción en Bolivia. La crisis del Poder Judicial, afectado todavía por la injerencia del poder político, agrava el cuadro porque genera un marco de impunidad donde los delincuentes saben que, frente a la debilidad de la justicia, se impone la ‘ley del más fuerte’ y del ‘todo vale’.

Si a esto se suma que desde la cúpula misma del poder político se priorice la pelea por mantenerse en el poder de cualquier forma, incluso vulnerando la propia Constitución, antes que la lucha contra la corrupción, el desempleo y la pobreza, entonces vamos por mal camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario