Páginas vistas en total

miércoles, 20 de noviembre de 2013

de nuevo suspenden audiencia. así el juicio del siglo nunca terminará. el Gobierno quiere condenas y la oposición ve extorsión, injusticia, montaje circense.

Suspendida. Así quedó la audiencia del caso Rózsa, tras que se determinara la internación de los tres imputados Alcides Mendoza, Juan Carlos Guedes y el extestigo clave, Ignacio Villa Vargas, apodado "El viejo".
tres en silla de ruedas esposados a sus asientos. situación inestable y riesgosa
De acuerdo a los informes presentados como resultados de los informes médicos de los implicados, los tres padecen de problemas cardiovasculares, lo que incluye que deben someterse a otro tipo de estudios y de una internación adecuada.
Los tres imputados tienen un cuadro de salud delicado desde hace tres semanas.

Estudios. Los fiscales cuestionaron que se suspenda la audiencia, señalando que los imputados podían ser internados la próxima semana mientras transcurra el descanso, actitud que condenó la defensa de los demás implicados presentes.
A diferencia de los fiscales, el representante del Ministerio de Gobierno precisó que se debe considerar la salud de los afectados, dado que a decir de él, podrían estar bien y de repente descomponerse, lo que podría empeorar de manera considerable su salud. "Yo no puedo declarar, me siento mal, si ni si quiera me han revisado", manifestó el viejo.
En la audiencia del pasado lunes se ordenó la elaboración de estudios cardiológicos para los afectados y aunque generó polémica la internación entre los imputados, abogados y representantes del Ministerio Público, finalmente el Tribunal de sentencia a la cabeza del juez Sixto Fernández, determinó la suspensión hasta el próximo 2 de diciembre.

Propuesta. 
Ante el delicado de salud que presentan no solo los tres imputados sujetos a internación, el tribunal dispuso ayer solicitar a las autoridades nacionales  la dotación de una clínica móvil cardiológica, para poder examinar a todos los involucrados al inicio de las audiencias.
Al mismo tiempo, el juez Fernández ordenó que se le brinde una atención adecuada a los internados sin necesidad de que estén enmanillados a sus camillas.