Páginas vistas en total

jueves, 13 de febrero de 2014

El Deber con una preocupación digna de resaltar sigue el caso Terrorismo desde distintos niveles. hoy con las declaraciones de Guido Nayar que tienen un valor testimonial único, aunque Subirana funcional al MAS, trata de desprestigiarlo

C. PEÑA Y LILLO / C. DELGADO -   cpena@eldeber.com.bo
El exministro de Gobierno, Guido Nayar, reapareció y habló sobre su situación en el caso de presunto terrorismo, donde es considerado un prófugo. Dijo que fue traicionado por algunos cruceños y aseveró que en los predios de la Feria Exposición de Santa Cruz (Fexpocruz) sí hubo reuniones, aunque afirmó que las armas que supuestamente estaban en el estand de Cotas en la Feria Exposición de Santa Cruz (Fexpocruz) eran las mismas con las que quisieron acusarlo en el caso de la toma de tierras del Alto Parapetí.   
Reveló que nunca nadie lo alertó sobre las supuestas negociaciones que el Gobierno realizó con líderes de la institucionalidad cruceña, para que les entregaran algunas personas (entre ellos él, Branko Marinkovic y Pedro Yhovío) a cambio de que en el proceso no se los incluyera a ellos.
Nayar dijo que algunos de los procesados en el juicio, como Mario Herrera, Zoilo Salces y Roberto Justiniano Áñez, lo involucraron en el caso con sus declaraciones ampliatorias, que supuestamente fueron realizadas bajo las presiones de otras instancias que lo querían dentro de la investigación.
La traición
De acuerdo con el exministro de Gobierno, el abogado Carlos Subirana y el ex agente gubernamental Luis Clavijo negociaron con el gobernador Rubén Costas, el expresidente de Cotas Ronald Castedo y el exfuncionario de la Gobernación Francisco Cirbián su implicación en este caso.
Para Nayar, las reuniones que en diferentes instancias y momentos Costas y Castedo admitieron haber sostenido, fueron para negociar su procesamiento y aseveró que personas como Juan Carlos Velarde, actual presidente de Cotas, Justiniano y Salces terminaron por involucrarlo con sus testimonios ante el exfiscal Marcelo Soza. 
El primero en salir al paso de las aseveraciones de Nayar fue Subirana, que al ser consultado sobre las declaraciones de la exautoridad que dijo ser un asilado político en el país donde se encuentra, señaló que se debían precisar dos cosas.
“La primera, es que Guido Nayar no está exiliado por el caso terrorismo, sino por la Ley Marcelo Quiroga Santa Cruz”, dijo el abogado y agregó que le pidió cambiar su exilio por su chequera, ya que el jurista asevera que Nayar es millonario.
Por su parte, Castedo precisó que sabe que Nayar no tiene nada que ver con el tema y negó haber negociado su situación. “Tengo la mejor opinión de él”, afirmó el expresidente de Cotas, uno de los enjuiciados en el caso de terrorismo. 
Mario Herrera prefirió no hablar sobre las declaraciones de Nayar y se limitó a indicar que es su abogado quien habla de estos temas.
EL DEBER trató de hablar con Costas, Clavijo, Velarde y Justiniano para conocer su versión sobre las declaraciones de Nayar, pero en ninguno de los casos se pudo ubicarlos a través de contactos telefónicos 
Matkovic pide ir a un careo con Soza
 El empresario Zvonko Matkovic Fleig pidió ir a un careo con el exfiscal Marcelo Soza, al que acusa de haberlo extorsionado en el caso de presunto terrorismo, proceso por el que está preso en el penal de San Pedro de La Paz su hijo Zvonko Matkovic Ribera.
El ex prefecto cruceño dijo estar dispuesto a cualquier cosa, con tal de demostrar que lo que dice es cierto, incluso ser sometido a una detector de mentiras, para que las autoridades y la población se den cuentan de quién engaña en este caso. 
Por su parte, la senadora Carmen Eva Gonzales, que ha solicitado la detención de Soza, difundió ayer fotografías de la exautoridad en una fiesta en Potosí, mientras que en Santa Cruz el fiscal Ángel Álvarez lo esperaba para tomarle su declaración.
El representante del Ministerio Público aún no ha definido si ordenará detener a Soza, ya que sigue esperando los informes de los policías de La Paz.
Finalmente, el senador Germán Antelo ratificó que no fue extorsionado por Soza o algún de sus presuntos emisarios.