Páginas vistas en total

viernes, 20 de septiembre de 2013

los extorsionadores acusan a Romero y Jorge Pérez de haberlos detenido. "estamos en Palmasola porque denunciamos al narcotráfico" dijeron ellos.

Santa Cruz.- “Van a ser testigos de este show, vamos a continuar con este show armado por el Gobierno y digitado por la Fiscalía y por los jueces. Lamentablemente como todos ustedes conocen este proceso es un farsa llevada a cabo simplemente por intereses políticos del ministro de Gobierno, Carlos Romero Bonifaz, y del viceministro Jorge Pérez”, señaló Boris Villegas, ex asesor del Ministerio de Gobierno.

Los acusados por el caso de extorsión y ex funcionarios del Ministerio de Gobierno, Boris Villegas y Fernando Rivera, refutaron por la forma como fueron tratados hoy en Palacio de Justicia. Ellos insisten en que el Ministerio de Gobierno conocía de todos los casos de extorsión.
El señor Carlos Romero y Jorge Pérez son responsables de estas detenciones, decían.
“Pero yo lo he denunciado públicamente y en todas las audiencias. Además el señor Carlos Romero y el señor Jorge Pérez son parte de un grupo que protege intereses del narcotráfico y de gente ligada a él, como el lavado de dólares y otras actitudes similares”, aseveró Villegas.
“Lo único que quiero decirles es de que el pecado nuestro fue habernos querelladlo en contra de grupos de narcotraficantes, de gente ligada al narcotráfico. Nosotros hemos peleado contra el narcotráfico, contra gente ligada a la legitimación de ganancias ilícitas, ese es nuestro pecado, ese ha sido nuestro pecado, por eso estamos acá”, señaló Fernando Rivera, ex asesor del Ministerio de Gobierno. (Cadena A)

de un plumazo anularán concesiones sin tomar en cuenta que muchas empresas en pleno trabajo fueron "tomadas por grupos de poder" otra trampa!

Bolivia ha hecho muchos cambios últimamente. Uno de ellos es poner patas para arriba el principio legal de la presunción de la inocencia. Ahora el gobierno es el que presume la culpabilidad, se encarga de fabricar las pruebas y dictar sentencia. Si el acusado tiene suerte y le va bien con los extorsionadores, puede negociar su inocencia o cuando menos su libertad.

Ahora también se ha cambiado una máxima popular que decía “Hecha la ley, hecha la trampa”, ya que según el nuevo paradigma, las leyes se hacen sobre la base de mañas y toda clase de fullerías. La prueba de esto es la reciente Ley de Reversión de Derechos Mineros que permitirá suspenderle a los empresarios más de 1.700 predios, bajo el pretexto de que no han invertido. 

Pero habría que ver por qué no han cumplido sus compromisos. Pues porque temen a que una vez esté la mina trabajando y produciendo, ingresen los avasalladores y el Gobierno dicte una ley avalando el delito, como ha ocurrido en varias ocasiones. De esa manera nadie quiere arriesgar ni un solo centavo y prefieren devolver las concesiones, que seguramente caerán en manos de los cooperativistas, amigos del gobierno y principales impulsores de las tomas ilegales.