Páginas vistas en total

lunes, 17 de diciembre de 2012

horas más y Jacob Ostreicher pudiera quedar libre o bajo libertad condicional para defenderse desde fuera de la cárcel. la nota aparece en El Deber. todo está en manos de la jueza Enea Gentile. la Sala Penas de la Corte le remitió la documentación y la libertad de juzgar.


La jueza Enea Fátima Gentile deberá decidir mañana en una audiencia si libera a Ostreicher, después de que la semana pasada la Sala Penal Primera de Santa Cruz anulara un fallo de esta misma magistrada del 23 de noviembre en el que denegó la libertad condicional al estadounidense aduciendo que éste no tiene familia en Bolivia.
"Esperamos que (Ostreicher) quede en libertad, creemos que se dan todas las condiciones", dijo hoy a Efe el abogado Yimy Montaño, quien recordó que también ha vencido el plazo de 18 meses que recoge la ley boliviana para mantener a una persona presa sin presentar cargos oficialmente.
Montaño descartó que pueda perjudicar a su defendido el hecho de que la jueza que decidirá sea la misma que ya le denegó la libertad condicional.
"No creemos que nos perjudique. La Sala Penal anuló el fallo porque no se tuvieron en cuenta algunas pruebas y esperamos que ahora se tomen en cuenta", agregó el letrado.
Entre esas pruebas están las aportadas por la desarticulación, en las últimas semanas, de una red de funcionarios extorsionadores que supuestamente habría tenido entre sus víctimas a Ostreicher, al que según sus abogados exigieron 50.000 dólares a cambio de su libertad.
La denegación de libertad a Ostreicher por parte de la jueza Fátima Eneas Gentile tuvo lugar cuatro días antes de que cayera esta red.
Posteriormente se ha sabido que esta red supuestamente interfirió en el proceso legal a Ostreicher, ya que cuando el estadounidense no pagó la cantidad exigida, los funcionarios corruptos presionaron a un juez de Santa Cruz para que revocara su decisión de liberarlo.
Por el caso ya han sido enviados a prisión varios exfuncionarios y fiscales, entre ellos el que fuera asesor jurídico del Ministerio de Gobierno de Bolivia Fernando Rivera, presunto cabecilla de la red.
Jacob Ostreicher, de 52 años, se encuentra internado desde hace un mes en una clínica a causa del deterioro de salud que ha sufrido tras pasar 18 meses encarcelado.
Sus abogados denunciaron días atrás que temían por la vida del estadounidense, ya que estaban entrando en su habitación de la clínica personas ajenas al caso.
La Policía ha triplicado en los últimos días la seguridad en la clínica donde permanece Ostreicher, quien lleva en todo momento un chaleco antibalas.
Ostreicher llegó a Bolivia hace cuatro años para invertir, junto con varios socios, 26 millones de dólares en la producción de arroz en Santa Cruz.
Fue detenido en junio de 2011 acusado de presunto blanqueo de capitales, después de que dos empleados suyos fueran apresados por su presunta relación con el narcotráfico.
Su situación cobró relevancia internacional después de que dos congresistas estadounidenses y el actor Sean Penn se interesaran por el caso y viajaran a Bolivia para visitar al empresario y denunciar su prolongado encarcelamiento