Páginas vistas en total

miércoles, 2 de julio de 2014

colusionada la cancillería Choquehuanca con el Régimen y la Fiscalía Guerrero, pretenden negar la validez de la carta de Soza con graves acusaciones a García Linera, Romero, Pérez y otros actores de la injusticia. Otto Ritter y Gary Prado opinan.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia, a través de un comunicado, afirma que el ciudadano brasileño Joao Oliveira Gualberto Junior, quien tramitó la legalización de la carta del exfiscal Marcelo Ricardo Soza Álvarez en la sección consular de la Embajada boliviana en Brasil, nunca se volvió a apersonar para conocer la respuesta. 

Trámites. 
La Cancillería, a través de su dirección jurídica, señala que en sus archivos institucionales, tanto del servicio central como del servicio exterior, no cursa ninguna solicitud o trámite de legalización de documentos, presentada de forma personal o a través de apoderado legal, por el ciudadano boliviano Marcelo Ricardo Soza Álvarez.

Sin embargo, el Ministerio de Relaciones Exteriores señala que con relación a la nota supuestamente suscrita por Soza con la referencia “Al Pueblo Boliviano” que fuera presentada por el ciudadano brasileño Joao Oliveira Gualberto Junior en la Embajada de Bolivia en la República Federativa del Brasil, dicho trámite fue diligenciado conforme a la norma. "Después de emitirse los criterios técnicos y legales correspondientes y, cumplirse los procedimientos establecidos, se restituyó a la referida Legación Diplomática, a los fines de su devolución al impetrante, quien a la fecha, aún no se apersonó en procura de su respuesta definitiva", señala textual el informe. 

Norma. En atribución legal reconocida en el artículo 4, numeral 22 de la Ley Nº 465 del Servicio de Relaciones Exteriores, la Cancillería señala que tiene la facultad de: "Legalizar las firmas de documentos nacionales o extranjeros que hubieran cumplido con los requisitos exigidos en el país emisor y en el de destino, para que surtan plenos efectos legales, pudiendo retener la documentación presentada en los casos y de acuerdo a los procedimientos establecidos.”
El abogado Gary Prado Araúz, defensa de su padre el general Gary Prado Salmón, dentro del juicio denominado “Terrorismo” o caso Rózsa, anunció que presentará un recurso de acción de incumplimiento en contra del canciller, David Choquehuanca y el embajador de Bolivia en Brasil, Jerjes Justiniano por no dar curso al reconocimiento y legalización de la firma de un notario de Brasilia, que a su vez dio por original la firma del exfiscal Marcelo Soza, en una carta donde denuncia irregularidades en el proceso penal.
El procedimiento se habría detenido, según Prado, cuando el 21 de marzo se solicitó al cónsul de Bolivia en Brasilia, la legalización de la firma del funcionario de la Cancillería de Brasil, que dio por legal la carta del exfiscal.
El fiscal general, Ramiro Guerrero, anticipó que la carta de Soza aunque sea legalizada no tendrá ningún peso jurídico en el proceso penal por el caso terrorismo que se encuentra en su etapa de sentencia, mientras que el abogado Otto Ritter dijo que el representante del Ministerio Público no es quién para determinar el grado de importancia de la prueba de descargo, sino un Tribunal de Justicia compuesto por jueces técnicos y ciudadanos.

nuevo testimonio culpa, acusa, señala a Raúl García Linera a la cabeza de juristas y policías en la detención y encarcelamiento de Felipe Moza y otros líderes cívicos de Tarija. fueron encerrados y "el castigo impuesto por García Linera" fue de largos CINCO AÑOS. inhumano y cruel

Raúl García Linera encabezó, dirigió, vigiló y supervisó el operativo de entrega de ocho dirigentes cívicos tarijeños en diciembre de 2008, pero no da la cara a la prensa ni a la opinión reveló el ex cívico de Villa montes Felipe Moza quien a partir de ese momento fue detenido preventivo cumpliendo cinco años seis meses y ocho días en la Cárcel de San Pedro por una imputación por “peligro de estragos” cuya pena no supera los cuatro años.



Moza arribó a La Paz para firmar un libro de control cada quince días en el juzgado que atiende su caso acatando así lo dispuesto por el juez del Tribunal Segundo de Sentencia Bernardo Soria que decidió la liberación del ex cívico chaqueño quien debe cumplir medidas sustitutivas. “Estamos cumpliendo la ley”, dijo Moza al retirarse del Tribunal de Justicia de La Paz, donde cada dos semanas para cumplir con la respectiva rúbrica. 

El chaqueño recordó que el ex dirigente cívico tarijeño, Reynaldo Bayard identificó a Raúl García Linera como una de las personas que estaba esperando al grupo de dirigentes chapacos y chaqueños que fueron trasladados a Santa Cruz. Pero luego fue el propio hermano del vicepresidente Álvaro García Linera, quien se identificó verbalmente y saludó a los detenidos dándoles la mano, dice un comunicado de prensa del ex líder cívico.

Luego todos los detenidos abordaron cinco vehículos en los que fueron trasladados a Cochabamba, en esta primera etapa del viaje, Moza, Bayard, Raúl García Linera y el oficial Jhonyy Aguilera viajaron en una Land Rover Verde.

Al arribo a Cochabamba, Bayard le informa a Moza que “desconfían” de él porque pudo escuchar lo que dijo Raúl García Linera y funcionarios gubernamentales durante el trayecto desde Santa Cruz, por eso lo cambian de vehículo para la segunda parte del viaje, esta vez rumbo a La Paz.

Moza recuerda que la caravana de cinco vehículos se detuvo en una tranca de ingreso a El Alto donde Raúl García Linera antes de llegar al lugar empieza a dar órdenes a los abogados del Ministerio de Gobierno Boris Villegas y Denis Rodas, al policía Luis Clavijo (también involucrado en el caso terrorismo), a Carlos Núñez del Prado (quien presuntamente entregó dinero al “viejo” Ignacio Villa Vargas). 

“Esto que digo lo pueden testificar los citados, ellos están tapando muchas cosas, si esta gente diría la verdad no quedaría nadie del MAS en el gobierno”, señala el chaqueño. 

“Raúl García Linera dice la prensa y la opinión pública no van a creer si se entregan ocho (detenidos), que se entreguen primero cinco“, señala Moza quien refiere que a continuación se separa a tres de los detenidos, entre ellos a Carlos Rodas, Carlos Zeballos y al propio Moza. El otro grupo son Bayard, Fuentes y los tres hermanos Salazar. 

De esa forma la caravana se aproxima al lugar donde aguardan los medios de comunicación, el vehículo de Linera se desprende de la caravana. “Raúl García Linera no quiere dar la cara a la prensa. Hasta ahí (la tranca de El Alto) pone la cara después no pone más”, precisa el ex cívico de Villa Montes.

“Cuando llegamos a El Alto arman un show con la entrega”, señaló al precisar que muchas situaciones y arbitrariedades fueron cometidas por los operadores políticos del gobierno y sus funcionarios.