Páginas vistas en total

jueves, 10 de abril de 2014

El Deber logró ingresar a Palmasola en cuyas celdas Pabellón C7, fueron golpeados y amedrentados exfuncionarios del Gobierno de Evo. la denuncia llenó espacios en todos los medios porque se aseguró que tal "asalto a las dos de la madrugada" ha sido dirigida por Jorge Pérez el segundo de abordo. otro escándalo del MAS.

EL DEBER ingresó hoy al pabellón 7 (P-7) de la cárcel de Palmasola en cuyas celdas, según denuncias, fueron agredidos los presos por el caso de la supuesta red de extorsión. Relatan que encapuchados les secuestraron documentos y destrozaron sus pertenencias.



Con rostros de haber pasado ‘la noche en vela’ así encontró EL DEBER esta mañana a los exfuncionarios de Gobierno, jueces y fiscales presos por haber sido involucrados en el caso de la supuesta red de extorsión. Aún en pijama, los que antes administraban la justicia o eran cercanos al Gobierno, contaron cómo un grupo de unas 15 personas les dieron una golpiza.

Según relatos de los internos, todo empezó después de las 0:30 de este jueves cuando un grupo de agentes irrumpió, primero, en la celda del ex asesor jurídico del Ministerio de Gobierno, Fernando Rivera, que en medio de la oscuridad se agarró a golpes con sus agresores. Esta mañana lucía mostró las lesiones en su rostro, además de una polera rota y ensangrentada a consecuencia del enfrentamiento.
Minutos después fue el turno de Dennis Rodas Limachi, también exasesor jurídico del ministerio de Gobierno. El hombre dijo que se defendió y que recibió varios golpes en la cara. Otro de los agredidos fue el ex fiscal del Distrito de Santa Cruz, Isabelino Gómez y el exfiscal Roberto Achá, entre otros.

Relataron que las personas que ingresaron vestían de civil, tenían el rostro cubierto con medias nylon, pasamontañas o con el cuello de las chompas hasta la nariz y con gorra. “Estaban armados y nos amenazaban con hacerle daño a nuestra familia si seguimos hablando”, indicó uno de los reos.

Pero la requisa no terminó en agresiones y amenazas, los agentes secuestraron documentos de las celdas de Rivera y Rodas, además de rebatir todas sus pertenencias. En la celda de Rivera, la puerta metálica está dañada.

Los exfuncionarios dijeron haber identificado a funcionarios del Ministerio de Gobierno en el operativo, incluso se quedaron con la gorra de uno de ellos y dos pasamontañas con las que protegían su rostro los agentes. Denunciaron que solo requisaron las celdas de la segunda planta del pabellón 7.

Este hecho se registra una semana después de que la Comisión de Justicia y Libertad integrada por diputados opositores, visitara en la cárcel de Palmasola a los presos por el caso red de extorsión.
Gobierno asegura que “se respetaron los derechos humanos” 
El primero en denunciar públicamente el hecho fue el ex director de Régimen Interior, Boris Villegas, que hoy se presentó en Palacio de Justicia para su audiencia de acción de libertad. Antes de ingresar, denunció el suceso ocurrido en la prisión cruceña por lo que autoridades de Gobierno tuvieron que salir al paso para realizar aclaraciones.
Uno de los contactados por los medios de comunicación fue el director nacional de Régimen Penitenciario, Javier Aramayo, que informó que anoche se ordenó una requisa de rutina en Palmasola. 
Señaló a Erbol que las denuncias “fantasmagóricas” realizadas por Villegas tienen por finalidad “dañar la seria labor del viceministro Pérez (Jorge). Lo que están haciendo estos señores es protagonismo político para desprestigiar al Gobierno y hacer ver que se están violando los derechos humanos”, dijo.
Por su parte, el actual viceministro de Régimen Interior, Jorge Pérez, señalado de estar detrás del operativo, negó su participación. “Desmentimos enfáticamente aquello. He pedido que se haga un seguimiento a lo que ocurrió.  La información oficial que tenemos es que se trató de una requisa de rutina encabezada por el coronel (Jhonny) Requena (comandante departamental de la Policía de Santa Cruz)”, informó a radio Fides.
Justificó que el operativo se realizó para desmantelar a reos que se reúnen a altas horas de la noche para planificar acciones que buscan “tumbar” al Gobierno en coordinación con la oposición. “Es todo un plan que se conecta desde Brasil con Estados Unidos”, sostuvo al agregar que agentes de Inteligencia fueron los que participaron de la requisa, que –según su versión- fue realizada también en otros pabellones.