Páginas vistas en total

martes, 30 de abril de 2013

Ana Claudia Arrudas próxima a Jessica Jordán allegada de Evo Morales y su candidata a Gobernadora, está muy metida en el manejo de la extorsión dentro del caso Terrorismo Uno. ahora dice ser testigo de la entrega de miles de dólares de empresarios cruceños a Marcelo Soza, esto ocurrió en su domicilio a las 7 de la mañana de un día determinado. Arrudas está en Palmasola y quiere declarar ante un Juez.


Ana Claudia Arrudas, la mujer que es aludida en el primer audio en el que supuestamente el fiscal Marcelo Soza sostiene una conversación con uno de sus allegados y revela datos sobre una presunta implantación y desaparición de pruebas en el caso terrorismo I, rompió el silencio ayer y afirmó que antes del 27 de mayo de 2010 el principal investigador del caso Rózsa recibió un sobre manila de parte de Zvonko Matkovic Fleig, luego de reunirse en privado. Ese mismo día, Soza también se reunió en el mismo inmueble con un empresario cruceño que ella conoce pero que pidió a EL DEBER no identificar. La mujer habló desde su estado de reclusión en Palmasola, donde está hace siete meses por una denuncia de estafa agravada

ahora resulta que Marcelo Soza recibió dinero para no involucrar

Según el relato que hizo  Arrudas a una periodista de este medio, la cita se concretó a pedido del propio fiscal en el inmueble ubicado entre cuarto y quinto anillo de la av. Alemania. Aseguró que el contacto con Matkovic se hizo a través de un amigo en común de ella con el empresario cruceño.
Al respecto, Matkovic evitó referirse al tema y se limitó a decir el domingo pasado que hablará, pero ante un juez. "Solo ante él voy a hablar y diré mi verdad", afirmó.
La visita del también exprefecto al inmueble de la mujer fue supuestamente a las 7:00. Allí Soza se habría hospedado cuando llegó a la capital cruceña para tomar declaraciones a los acusados de ser parte de la célula terrorista, entre ellos el general en servicio pasivo Gary Prado Salmón. En el primer material que fue presentado por la senadora Carmen Eva Gonzales, la voz de Soza acusa a Ana Claudia de aprovecharse del caso Terrorismo I para extorsionar a gente de Santa Cruz y Beni.
Según la mujer aludida, Soza le avisó que recibiría la visita de los empresarios. Al primero (la mujer prefirió no identificar) lo atendió el fiscal en el mismo dormitorio en el que pasó la noche anterior, mientras que a Zvonko Matkovic lo recibió en una sala de estudios de la planta baja. 
“Él me pidió que lo entretenga a Matkovic y me dio a entender que no quería que se junten”, relató la mujer y afirmó que la cita duró solo minutos  por encargo de Soza, pero tres horas después recibió un sobre manila de parte del amigo de Zvonko Matkovic Fleig, dirigido al fiscal.
EL DEBER intentó comunicarse con el fiscal Marcelo Soza a través de su abogado de defensa, José Ponce de León, para conocer su versión, pero no fue posible porque el teléfono del jurista estaba apagado.
Pregunta por Branko
Durante la estadía de Soza en el inmueble de Arrudas Flores, supuestamente la mujer pidió al fiscal que no detuviera al general Prado Salmón, aduciendo que el militar era inocente. Precisamente, ese comentario despertó la curiosidad del fiscal, que cerca de la medianoche, se apersonó al cuarto de Ana Claudia para consultarle si conocía en persona o tenía algún contacto con Branko Marinkovic y Zvonko Matkovic.
Según Arrudas, ella respondió que no conocía a las dos personas mencionadas, que solo los había visto por los medios de comunicación, pero se contactó con una persona amiga de Matkovic que estableció el ‘puente’ entre el empresario y el investigador del caso terrorismo I.
El encuentro se produjo al día siguiente, en el inmueble mencionado por la ahora reclusa en la cárcel de Palmasola.
La relación con Soza
Antes de los comicios de 2010, según Arrudas Flores, el primer contacto que tuvo con Marcelo Soza fue gracias a la intermediación de un edecán del presidente Evo Morales, que los presentó justo cuando ella y la ex candidata a la Gobernación de Beni Jessica Jordan estaban en la plaza Murillo. La política tenía programada una reunión con el jefe de Estado.
En ese lugar entablaron una breve conversación. Soza pidió referencias de hoteles para hospedarse en Beni y luego intercambiaron números de teléfonos, a sugerencia de Jordan
“Ella me dice tía de cariño, pero no somos familiares”, relató la mujer que semanas antes de las elecciones prefecturales recibió una llamada de Soza. En esa conversación, según la mujer, el fiscal del caso terrorismo I que ahora enfrenta dos procesos, uno penal y otro administrativo; llegó a Trinidad junto a otras cinco personas y se hospedó en el hotel Jacarandá. La reserva de las habitaciones fue hecha por Ana Claudia. 
Antes de abandonar la capital trinitaria, Soza supuestamente intentó tener una conversación con Jordan a través de Arrudas Flores, pero esa petición no se concretó porque la ex candidata masista se negó.
Un nuevo contacto telefónico se dio ya en tierra cruceña. Fue durante la toma de las declaraciones que hizo el fiscal a personalidades cruceñas por el caso Rózsa y por ese trabajo se quedó en las instalaciones de 110. En esa conversación, según la mujer, Soza le consultó si ella tenía espacio en su casa  para darle hospedaje. 
La sugerencia fue aceptada y Soza, junto a su ayudante, se trasladó hasta la avenida Alemania, entre cuarto y quinto anillo. 
Los emisarios
Anoche el comunicador Carlos Valverde, en su programa Sin Letra Chica, reveló que Francisco Cirbián Gutiérrez y Ronald Castedo Allerdín, fueron las personas que se reunieron con el gobernador Rubén Costas en la casa de Roly Aguilera para informar de la propuesta de entregar a Branko Marinkovic, Guido Nayar y Pedro Yhovio para acabar el caso Rózsa.
Según las afirmaciones de Valverde, el abogado Carlos Subirana y el exfuncionario del Ministerio de Gobierno Luis Clavijo fueron los que contactaron a Castedo y a Cirbián.
“Querían que el gobernador frene todo”, apuntó el comunicador y agregó que además de la primera cita que admitió Costas, hubo una segunda en la que, como en la primera, no lograron nada. Incluso dijo que Clavijo habló con Castedo para que alguien vaya a Cochabamba a reunirse con ‘el grande’. Indicó que Cirbián enjuició a Ignacio Villa Vargas en  2009, por calumnias e injurias.
El abogado de Castedo, Hernán Fríes, dijo que su defendido dio su versión de lo ocurrido en enero de este año en Tarija, donde señaló que él fue buscado para hacer algunas gestiones, pero no reveló nombres.
Por su parte, Subirana reiteró anoche que Valverde miente y que era un informante de Clavijo, con quien asegura no tener sociedad. “Su segundo libro lo escribió por encargo del Gobierno”, aseguró el jurista 
Otros detalles

1 Ana Claudia Arrudas Flores denuncia, después de ser enviada a la cárcel, que teme por la vida de sus hijos, pues están siendo perseguidos y amenazados, por lo que no recibe visita de sus familiares en el penal. 
2  En la jornada de ayer, las declaraciones de la ‘guerra verbal’ entre el abogado Carlos Subirana y el presentardor de TV Carlos Valverde subieron  de tono. 
3  La audiencia por el caso terrorismo I se reiniciará el 6 de mayo, a las 15:30. En esa audiencia, el juez Sixto Fernández deberá dar respuesta a los incidentes y excepciones que presentó la defensa de los acusados.
4  En un comentario atribuido a Branko Marinkovic a través de la cuenta en Twitter @Branko_Goran27 se lee: “Solo los culpables pueden negociar a los inocentes, ¿por qué entonces los buscaron?”.
5  Es la segunda denuncia que enfrentan los jueces del caso Rózsa. La primera fue interpuesta por la defensa de Ronald Castedo.
Costas habla de una desestabilización
 El gobernador cruceño, Rubén Costas, reafirmó que hubo un chantaje y un amedrentamiento por el caso de presunto terrorismo en busca de su ‘cabeza’. 
“Quieren desestabilizarme y matarme civilmente”, indicó Costas y aseguró que los nuevos ataques en su contra se deben a que el juicio se está cayendo.
“Todo este tiempo han buscado mi cabeza, han tratado de involucrar a mi hermano para desestabilizarme, me hacen una serie de juicios con el claro objetivo de matarme civilmente porque saben que soy una amenaza para este Gobierno por haber ‘parado’ el tema democrático y hemos contagiado a todo el país”, agregó la autoridad.
Por su parte, el fiscal que conforma la comisión que sostiene la acusación del Ministerio Público, Sergio Céspedes, pidió que Costas identifique con nombre y apellido a esas personas que lo intentaron extorsionar. 
“Lo que debería hacer responsablemente es identificar a las personas. Todo el Órgano Ejecutivo, como lo denunció, no puede estar metido en este problema”, manifestó.   
Finalmente, el gobernador afirmó que le tiene sin cuidado que lo llamen a declarar por este proceso y reiteró que si esto sucede mantendrá la decisión de defender el principio de jurisdicción del juez competente.