Páginas vistas en total

miércoles, 28 de agosto de 2013

Toasó fue terminante y reiterativo. "sembraron pruebas en mi contra. me obligaron a firmar porque no tenía traductor. alteraron la escena del crimen" A Rozsa lo conocí en una feria del libro y vino a filmar nego tener formación militar.

El húngaro Elöd Tóásó dijo ayer en la continuación de su testimonio oral en el juicio del caso Rózsa, que sembraron pruebas en su contra y alteraron la escena del crimen para procesarlos por terrorismo y alzamiento armado.
El extranjero señaló que conoció al presunto cabecilla de la supuesta red subversiva, Eduardo Rózsa, hace 7 años en Hungría en una feria de libros.
Después mantuvieron algunos contactos esporádicos hasta que Rózsa lo invitó a venir a Bolivia para filmar y editar unas películas.
en la continuación de su testimonio Elod aseguró no tener "formación militar"
Señaló que Rózsa le pagó los pasajes para venir a Bolivia y de ese modo, en su calidad de informático, se puso a trabajar.
Rózsa había filmado una película llamada "Chico" y según Tóásó, tenían previsto realizar un film sobre las luchas cívicas por las regalías del 11%, teniendo en cuenta que él era cruceño.

Guerra de los Balcanes
. Tóásó dijo que era un niño cuando se produjo la guerra de los Balcanes y negó pertenecer a alguna organización terrorista.
Sobre las armas con las que aparece señaló que son de utilería barata y se preguntó si le habían realizado una pericia a éstas para certificar su autenticidad.
Ante las preguntas de los fiscales, Tóásó indicó haberse instalado a trabajar en el stand de la telefónica Cotas en el campo ferial y reconoció al boliviano Mario Tadic, pero nunca entabló ninguna conversación.
Negó tener formación militar y cuando le preguntaron si conocía algún lugar en particular, dijo que estuvo en hoteles, en piscinas y en varios lugares.

Cesación a la detención.
 La audiencia continuará hoy en la mañana en el piso segundo del Palacio de Justicia, porque en la tarde Tóásó planteó la cesación a la detención, teniendo en cuenta que van más de cuatro años privado de su libertad. Asimismo, el jueves en la mañana, Ignacio Villa Vargas, extestigo clave del caso, intentará que le permitan defenderse en libertad dado su estado de salud.

No se puede abrir otro aso. El fiscal que funge como director funcional del caso, Sergio Céspedes, descartó ayer que a raíz de las declaraciones de Tóásó se pueda abrir una nueva investigación acerca de las supuestas ejecuciones extrajudiciales.
Informó que en su determinado momento se abrió un proceso investigativo en la brigada de homicidios de la Felcc. Tóásó dijo que a Dwyer lo mataron afuera del hotel Las Américas.
Veedora
La CIDH siempre estuvo en las audiencias
Observación.  Karin Hechenleitner dijo que la representación internacional de Derechos Humanos siempre estuvo presente en todas las audiencias del caso Rózsa. La veedora se abstuvo de hacer declaraciones a la prensa, sin embargo comentó que es la séptima enviada que mandan a observar el desarrollo del proceso.

Perseguida. Hechenleitner intentó pasar desapercibida pero varios canales trataron de entrevistarla y también los procesados empezaron a buscar conversación con ella.

En la fiscalía. Antes del inicio de la audiencia, 9:30, se conoció que ella, y otros representantes de Naciones Unidas, estuvieron en las oficinas centrales de la Fiscalía de Santa Cruz, pero no trascendió los temas que trataron con los fiscales Marina Flores y Olvis Egüez.