Páginas vistas en total

martes, 10 de septiembre de 2013

el juicio "del siglo sigue" y aunque la defensa de algunos de los 39 imputados teme que las sentencias están ya escritas, todavía hay una leve esperanza de Justicia

Uno de los sobrevivientes del asalto al hotel Las Américas, el 16 de abril del 2009, el húngaro Elöd Tóásó, quien inicialmente afirmara que al irlandés Michael Dwyer lo mataron en un aeropuerto, ayer, durante el reinicio oral, en el proceso por terrorismo y separatismo que enfrentan, indicó que otro de los que murieron, Arpad Magyarosi, "se ahogó en su sangre" y que en términos generales, "no debieron haber ejecutado a nadie".

Tóásó, acompañado de su traductor estuvo a punto de llorar cuando relataba haber observado a Arpad "suspirando su propia sangre", luego de haber sido baleado cuando se encontraba durmiendo y se entregó voluntariamente sin oponer resistencia.
"A Rózsa, Arpad, no debieron haberlos ejecutado", dijo Tóásó cuando el fiscal Sergio Rodríguez le preguntó si conocía a Eduardo Rózsa.
Tóásó respondió inmediatamente pero cuando estaba hablando de las presuntas ejecuciones, el representante del Ministerio Público le pidió que se callara, pero el imputado siguió hablando, porque así el presidente del Tribunal, Sixto Fernández se lo autorizó.

Excívicos y hermano del gobernador. El húngaro dijo que no conoció a exdirigentes cívicos de Santa Cruz imputados en el caso y declarados rebeldes como Guido Náyar, Branko Marinkovic, David Cejas, Juan Carlos Saucedo, "Chiqui" Laguna, Luis Orlando Justiniano y por Pablo Humberto Costas Aguilera, hermano del gobernador Rubén Costas.
Tampoco dijo que conocía a un tal "Supermán', sobrenombre con el que era conocido otro de los procesados rebeldes, Hugo Achá.
Asimismo afirmó haber conocido a Gelafio Santistevan en Cochabamba o en Tarija porque ambos están detenidos e igualmente indicó no haber tenido contacto antes con el excívico beniano, Alberto Melgar.

Defensa de Santa Cruz. La audiencia se reinició cerca de las 16:00, con 21 imputados que asisten y que son trasladados de La Paz y Cochabamba.
En el inicio, los fiscales pidieron que los abogados defensores que no estuvieron presentes en la anterior audiencia, fundamenten por qué. Eso provocó una reacción airada de estos.
Asimismo, cuando el fiscal Sergio Céspedes preguntó a Tóásó por la situación política de Bolivia cuando llegó al país, el abogado Otto Ritter dijo que ya estaba cansado que vengan a hablar contra Santa Cruz y les pidió "retirarse de esta tierra santa". La audiencia fue suspendida hasta hoy a las 9:30 de la mañana.
"Lo mínimo que el Gobierno debería hacer es separar al fiscal Rodríguez del caso. Después que apareció implicado con Ormachea no tiene valor moral".
Ignacio Villa
Imputado y extestigo clave
"Expertos de Rumania reconstruyeron los hechos y Magyarosi murió ahogado en su propia sangre. No fue auxiliado, no debieron dejarlos morir así".
Elöd Tóásó 
Imputado en el caso

En la audiencia
Juez Gemio discrepa con su colega Sixto Fernández
Divergencias. La juez técnico, Elena Gemio, discrepó ayer con el presidente del tribunal, Sixto Fernández, a la hora de tener que amonestar a los abogados que no habían acudido a audiencias anteriores. Gemio luce más restablecida después de sufrir parálisis facial y ausentarse del caso.
Jueces ciudadanas. Los abogados se quejaron porque el juez Sixto Fernández a la hora de tomar una determinación no consulta a las dos juezas ciudadanas que componen el tribunal. Estas sin embargo respaldan las determinaciones que toma Fernández en discrepancia con Elena Gemio.
Villa sin celular. El considerado testigo clave en el caso, Ignacio Villa declarará después de Tóásó. Ayer se quejó ante el juez Fernández porque en una requisa que realizaron en la cárcel de Palmasola le quitaron su teléfono celular. Tiene diabetes y trombosis y el juez le autorizó tener un celular.