Páginas vistas en total

miércoles, 13 de noviembre de 2013

"Mejor demoler Palmasola. Construir un centro penitenciario moderno" Miguel Clemente Díaz profesor de La Coruña de visita en Bolivia. Expertos visitaron Palmasola y Cenvicruz. Acordes todos "las condiciones son inhumanas. sin camas, sin techos, entre aguas servidas. en perfecto desorden"

Guider Arancibia Guillén - garancibia@eldeber.com.bo
Palmasola debe ser demolida, porque es inhumana. Es un espejo de la realidad de Bolivia. Así lo afirmó Miguel Clemente Díaz, catedrático de Sicología Social y Jurídica de la Universidad La Coruña de España, durante su disertación en el hotel Los Tajibos en el marco del Seminario Internacional de Justicia Restaurativa, que la Gobernación realiza desde el lunes en la capital cruceña. La actividad concentra a expertos en derecho de varios países, jueces, autoridades penitenciarias y criminólogos. Clemente junto a los otros expositores visitó Palmasola y Cenvicruz, la exgranja de Espejos, donde ahora funciona el Centro de Rehabilitación Nueva Vida Santa Cruz (Cenvicruz), espacio que es atendido por personal civil y donde hay jóvenes involucrados en hechos diversos delictivos. 
El jurista español aseguró que las condiciones de infraestructura del penal, su organización y la forma en que viven los reclusos en Palmasola son situaciones inadmisibles. En su criterio considera que es mejor demoler el predio y levantar una nuevo centro rehabilitador. 
“No es posible que un recluso viva en una cárcel sin camas, sin techos, en medio de aguas servidas y en un completo desorden”, aseveró Clemente, que lamentó que en Palmasola los reclusos convivan con sus familias, cuando solo deberían recibir visitas. 
“La sociedad tiene los delincuentes que se merece, es lo que existe afuera, con la diferencia de que ahora están adentro. Hay que mejorar la calidad de vida del país porque la cárcel es un espejo de lo que es una nación”, dijo el sicólogo español.
Sistemas biométricos
El profesional también hizo mención al sistema judicial cruceño y dijo que recibió información de que los reclusos sentenciados no llegan ni al 20%, aspecto al que calificó como un hecho funesto. 
Dijo que en España un detenido preventivo no debe pasar de los dos años sin sentencia, de lo contrario es liberado. Sugirió informatizar la justicia y tener jueces más capacitados. También consideró que lo ideal sería la instalación de un sistema biométrico en la cárcel de Palmasola, a fin de llevar un control serio con personal civil y que la seguridad externa sea de la Policía.   
El ex director penitenciario Ramiro Llanos, otro de los expositores, indicó que se hizo mucho por cambiar el sistema de las cárceles en el país, pero basado en un concepto de justicia restaurativa. El seminario concluye hoy por la tarde 
Iglesia: los presos están desamparados  
Un pronunciamiento de la Iglesia católica señala que la justicia, en lugar de restaurar, está destruyendo a las personas. El documento menciona que al igual que muchos otros ciudadanos, los religiosos acusados sufren una malintencionada retardación de justicia. 
Lamenta que otros ciudadanos son víctimas de una persecución judicial, que los envuelve en un sinfín de juicios que buscan destruir a las personas en vez de instaurar la verdad de los hechos. 
“Hacemos nuestro el pronunciamiento de la Pastoral Penitenciaria pidiendo que las cárceles sean espacios de rehabilitación humana y donde se respeten los derechos y la dignidad de los privados de libertad”. Las cárceles tienen que dejar de ser lugares donde campea la ilegalidad y la ley del más fuerte.