Páginas vistas en total

jueves, 4 de septiembre de 2014

otra jornada más en medio de acusaciones y recusaciones. va quedando claro que los "fiscales son instrumentos dóciles del Gobierno" y que para cumplir su rol, obstruyen las declaraciones de los testigos del caso Rózsa en SC versión de El Dia

El testigo de descargo del caso Rózsa, Boris Villegas, sindicó al fiscal Sergio Céspedes de haber trabajado junto a él en el Ministerio de Gobierno.
"Céspedes está tratando de hacer buena nota con su padrino el ministro de Gobierno, Jorge Pérez, ¡qué viene a rasgarse las vestiduras acá!, si ha trabajado conmigo en ese ministerio", afirmó Villegas en contacto con los medios de comunicación.

Afirmó que Céspedes recibía órdenes directas del Ministro de Gobierno, por lo que desvirtúa que sea una persona imparcial y lo desafió públicamente a que lo desmienta, ya que tiene pruebas de sus declaraciones a la prensa.
"No estoy haciendo show, pero estoy indignado que se me calle y que yo no tenga derecho a hablar y decir la verdad, eso es una sinvergüenzura total", reclamó Villegas en referencia a las recurrentes objeciones de los fiscales a las preguntas formuladas por la defensa.
Niega las acusaciones. Por su parte, Céspedes negó las sindicaciones vertidas en su contra por el exdirector de Régimen Interior del  Ministerio de Gobierno.
Asimismo, afirmó que nunca conoció en persona al ministro Pérez y peor para que se convierta en su padrino.
"No tengo la culpa que (Villegas) esté detenido por extorsión y ahora lo invoco que me demuestre si alguna vez trabajé en el Ministerio de Gobierno", respondió Céspedes.
Dijo que ingresó a formar parte de la Comisión de Fiscales, cuando ya se presentó la acusación hecha por Marcelo Soza, exfiscal del caso refugiado actualmente en Brasil.  
Llovieron las objeciones y revocatorias. En la audiencia de la tarde de ayer, nuevamente volvieron las objeciones y revocatorias por parte de los representantes del Ministerio  Público, en especial por el fiscal Céspedes.
La primera de las preguntas revocadas fue si el testigo Villegas conocía a la juez ciudadana Anastacia Calizaya.
La segunda pregunta observada por los fiscales, fue hecha por el abogado José Hoffmann, si Villegas tenía conocimiento de la carta del exfiscal Soza.
La tercera cuestionante, pero que Villegas se adelantó a contestar, fue cuando Hoffmann le preguntó si conocía a su cliente, Ronald "Chichi" Castedo.
Esta estrategia del Ministerio Público molestó tanto a los juristas defensores como a los imputados, quienes reclamaron al juez Sixto Fernández, que llame la atención al representante del Ministerio Público por obstruir la declaración del testigo.
Céspedes mencionó  que su persona y la comisión de fiscales, están en la obligación de objetar preguntas que sean capciosas y que puedan contaminar al testigo. Incluso se discutió con Villegas, al sostener que se dispara en responder y las preguntas cerradas las convierte en abiertas. El declarante respondió de que no es ningún robot y la única intención del Ministerio Público es de impedir a como dé lugar de que se conozca la verdad, sobre un caso plagado de vicios de nulidad. Después de una tupida discusión entre las partes, a las 17 horas, el juez Fernández suspendió la audiencia por un problema de incontinencia urinaria de Ignacio Villa Vargas.
Revocación de medidas
En suspenso hasta mañana pedido de Prado
Audiencia. La solicitud del general Gary Prado Salmón de revocar sus medidas sustitutivas de detención domiciliaria para hacer campaña con su esposa, quedó en suspenso hasta mañana a las 15:30.
La gota que colmó el vaso al abogado de Prado, Otto Ritter, fue cuando el fiscal Sergio Céspedes se refirió a María del Carmen Morales  como "la supuesta esposa" de Prado.
Declaraciones del representante del Ministerio Público  provocó la ira de Ritter, quien intentó abalanzarse sobre el fiscal Céspedes.
"Me dijo (Céspedes) que parezco chola de mercado y le respondí que esas señoras comerciantes tienen todo mi respeto y que son gente más dignas que él", dijo Ritter.