Páginas vistas en total

sábado, 17 de agosto de 2013

por sexta vez, Elod Toasó ratifica que en "Las Américas" hubo matanza, no hubo "lucha ni resistencia". Al irlandés Dwyer le dispararon en Viru-Viru, luego lo devolvieron al hotel ya cadáver. Aquí frente a sus jueces en SC

El húngaro Elöd Tóásó aseguró, en el juicio oral por el caso de presunto terrorismo, que tres sobrevivieron a la intervención policial en el hotel Las Américas, el 16 de abril de 2009. Dijo que los policías los llevaron hasta el aeropuerto Viru Viru, donde el irlandés Michael Dwyer fue ejecutado.

Tóásó relató con lágrimas en los ojos y la ayuda de un traductor, que la madrugada del 16 de abril, tras el operativo en el hotel, fue trasladado hasta aeropuerto cruceño con los ojos vendados junto a Mario Tadic y Dwyer, ya en la terminal aérea se registraron disparos y no supieron más de Dwyer.
“Nos hacían preguntas y nos golpeaban”, dijo Tóásó con la voz entrecortada.
Luego los militares y policías habrían festejado entre risas la muerte del irlandés.
Tadic, tras la audiencia en declaraciones a la prensa, respaldó las declaraciones de su compañero y recordó que cuando se encontraban en el aeropuerto escucho disparos y antes los uniformados se preguntaban qué iban a hacer con el gringo, por lo que pensó después del disparo que habían “liquidado a Tóásó”.
Esta versión (la de Tóásó) “confirma lo que yo dije desde un principio, porque cuando me sacaron del hotel, lo escuché quejarse (al irlandés), luego nos llevaron (al aeropuerto) y nos subieron directamente al avión”, dijo Tadic.
Según los informes policiales del operativo y fotografías presentadas, tres de los cinco integrantes del grupo murieron a causa de los impactos de bala que recibieron, en las habitaciones que ocupaban en el hotel, en medio del tiroteo que hubo.
Fallecieron el boliviano húngaro Eduardo Rózsa Flores (el líder del grupo irregular), el irlandés Michael Martin Dwyer y el húngaro romano Árpád Magyarosi. Mientras que el boliviano croata Mario Tadic y el húngaro Elod Tóásó fueron capturados con vida y trasladados a La Paz. La versión de los dos sobrevivientes es que fue una ejecución, que no hubo enfrentamiento.
Tóásó, el primero de los acusados por presunto terrorismo que presta declaraciones ante el Tribunal, develó, durante las seis audiencias que lleva ya su testimonio, detalles de lo sucedido en el hotel Las Américas y después de su captura, que contradicen las investigaciones policiales y del Ministerio Público.
El húngaro en las anteriores audiencias afirmó que Carlos Núnez del Prado, exfuncionario del Ministerio de Gobierno, fue quien le había apuntado a la cabeza con un arma y torturado, para que se declare culpable.
Tóásó continuará con sus declaraciones el 26 de agosto, cuando se reinstale el juicio, y a la conclusión de su testimonio deberá responder a los interrogatorios de su defensa y la parte acusadora, así como de los jueces del Tribunal Primero de Sentencia.

Detalles del relato de Tóásó durante el juicio oral

“Luego del asalto fui llevado a golpes a un lugar pavimentado tras ser transportado, junto con (Mario) Tádic, tendido boca abajo en un vehículo”, relató ayer el húngaro Elöd Tóásó, sobre lo sucedido después de la intervención policial en el hotel Las Américas el 16 de abril de 2009.
“El lugar era oscuro y permaneció arrodillado (Michael Dwyer), pero en cuanto la luz fue encendida vio que a corta distancia estaba Tádic, que estaba con el torso desnudo” .
Tóásó dijo que reconoció a Dwyer, a su derecha, por el tatuaje que tenía estampado en el brazo. Vestía calzoncillos rojos. “Los policías nos subieron a un avión, un avión militar. Me dejaron sentado. Escuché tiros y luego subieron a Mario Tádic al avión. Lo reconocí por la voz”.
Tras 15 minutos de intermedio, que pidió para restablecerse, Tóásó continuó diciendo que vio también que los policías le habían pateado las piernas y que le alcanzaron un cuaderno con la orden de escribir Chico (el sobrenombre de Rózsa Flores en la película del mismo nombre), pero que él no entendía qué le querían decir, pues en húngaro Chico significa “potrillo”.